Estrés Crónico

 

El estrés crónico es el total opuesto del estrés agudo. No es emocionante ni excitante, pero peligroso y no saludable. El estrés crónico desgarra la vida de una persona en su mente, cuerpo o espíritu.

Este tipo de estrés es causado por la exposición a largo plazo a factores estresantes, tales como un matrimonio infeliz, experiencias traumáticas, una carrera o trabajo no deseado, estrés por pobreza, enfermedades crónicas, conflictos de relaciones, problemas políticos y familias disfuncionales. Estas situaciones estresantes parecen ser interminables, y el estrés acumulado que resulta de la exposición a ellas puede poner en peligro la vida, e incluso puede llevar a una persona a recurrir a la violencia, el suicidio y la automutilación. Las enfermedades graves como accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos, cáncer y problemas psicológicos como la depresión clínica y el trastorno post-traumático pueden originarse a partir de estrés crónico.

Los signos y síntomas físicos comunes del estrés crónico son:

• boca seca
• Dificultad para respirar
• corazón palpitante
• dolor de estómago
• dolor de cabeza
• Diaforesis
• micción frecuente
• endurecimiento de los músculos

Otros signos y síntomas mentales incluyen:

• Irritabilidad repentina
• tensión
• Problemas de concentración
• Dificultad para dormir
• Percepción estrecha
• Sentimientos frecuentes de fatiga