El estrés infantil

 

Reconociendo el estrés en los niños 

Especialmente los niños pequeños con bajo desarrollo de las destrezas de comunicación pueden mostrar síntomas de estrés muy diferentes a los de un adulto. A menudo, el estrés infantil se internaliza y se hacen más notables los síntomas físicos, como la gripe, síntomas frecuentes como dolor de cabeza, dolor de estómago, e incluso náuseas. 

Los niños con estrés pueden regresar a comportamientos como orinarse en la cama, aferramiento, y llanto frecuente. Los síntomas de comportamiento pueden ser extremos. Un niño normalmente activo se convierte en bien apático o hiperactivo, un niño generalmente dócil tiene ataques de ira o de un niño que “aparenta” convertirse en dócil e introspectivo. 

Algunos de los signos de estrés en los niños son fácilmente confundidos con trastornos mentales en ellos. Por ejemplo, si el trabajo escolar de su hijo se vuelve malo o su círculo de amigos sufre un cambio drástico, no es un signo seguro de que su hijo esté en drogas. Situaciones como éstas pueden indicar simplemente la incapacidad del niño para manejar una situación estresante. 

Ayudando a los niños a reducir el estrés 

Los niños aprenden principalmente con ejemplos. La mejor manera de enseñarle a su niño a manejar el estrés es mediante el uso de las herramientas y artículos en Consejos para manejo del estrés para aprender a manejar eficazmente su estrés. Además, usted puede desarrollar las habilidades y los niños las técnicas de manejo orientado a estrés para ayudar a sus hijos a reconocer y manejar su estrés. 

Comer sano. Un cuerpo sano está en mejores condiciones para soportar el estrés inducido por la enfermedad. Horario regular para las comidas y las meriendas. No permita que su hijo salte las comidas. 
El ejercicio vigoroso es un buen calmante para el estrés. Al igual que los adultos, los niños necesitan tiempo para relajarse. Si sus hijos están vinculados a los videojuegos, la televisión o un ordenador, consiga que se paren, ofreciendo y fomentando el uso de los juguetes como pelotas, bolsas para golpear, y bicicletas. Si su hijo actualmente parece estresado, juegue con él. El tiempo dedicado a sus hijos es un gran vehículo para lograr que se abran las líneas de comunicación. 
Sea claro en el establecimiento de normas y en consonancia con la disciplina. Los niños viven en un "blanco y negro" del mundo. Las directrices  borrosas y las incoherencias son aún más confusas para ellos que para los adultos. 

El contacto físico suave es un gran sanador. A veces un abrazo vale más que mil palabras. Otro aliviante de estrés físico puede ser un masaje suave en el cuello de su hijo y los hombros. Al igual que usted, ¡Sus hijos también pueden obtener un nudo con el estrés! 
Aprenda a ser un buen oyente. Cuando su hijo quiere hablar de sus problemas, no lo critique. Además, no siempre es necesario dar consejos. A veces los niños sólo necesitan hablar. Anímelos con preguntas abiertas como "¿Y qué pasó después?" "¿Cómo te sientes con eso?" 
Enseñe a sus hijos que todo el mundo (incluido usted) comete errores. Un buen comienzo es admitir sus errores a sus hijos con un "lo siento" o "Fue mi error" cuando se equivoca. Si la situación lo amerita, use ejemplos personales de las situaciones estresantes encontradas durante la infancia. Incluso si usted no tuvo éxito en tratar con su situación, enseñe a sus hijos que se puede aprender y reír de sus propios errores. 
Por último, enseñe a sus hijos a aliviar el estrés con ejercicios y ayudarles a encontrar la reducción del estrés con juegos que pueden jugar.